Esto es lo que pasa diario

Solo, alrededor de un tercio de la población mundial está conectada a Internet. Algunos tienen conexiones de alta velocidad cuando otros, en el otro extremo cuentan con una conexión limitada, sin embargo, la cantidad de información que se consume es altísima, tan alta que es difícil explicarla a menos de que dividamos eso en cuánto se consume por día.

Cada día hay más usuarios y más actividad, pero mientras tanto, ¿te imaginarías que cada 24 horas se mandan alrededor de 294 mil millones de correos? ¿que cada día se suben 250 millones de fotos nuevas a Facebook? o aún más impactante, ¿que en promedio cada usuario de internet pasa 14.6 minutos viendo porn0grafía en línea? – ya se que tú que estás leyendo este post no ve nada de eso, pero eso no significa que el promedio cambie Lengua fuera.

La siguiente infografía (en inglés), cortesía de MBAonline, da muchos detalles de lo que pasa cada día en Internet. ¿Te imaginas qué va a pasar cuando el resto del mundo se conecte a Internet?

A-Day-In-The-Internet-972px

Increible pero cierto.

via Mashable

Harbour Bridge, 80 años en Sydney

El Puente de la Bahía o “Harbour Bridge” de Sydney acaba de cumplir 80 años en el paisaje de la ciudad. Este ícono de la arquitectura tardó cerca de ocho años en ser terminado, abriéndose al público el 19 de marzo de 1932. Su longitud es de casi 1.150 km y hay casi 50 metros entre el agua y su parte inferior. Por este puente circulan tanto automóviles (ocho carriles) como trenes, y cuenta también con una ciclovía.

Es un símbolo australiano que está abierto al público, y que dependiendo la hora a la que quiera subir hasta su punto más alto las tarifas van desde los $188 AUD hasta  los $298 AUD…. ¿un tanto caro huh? ¿Cuánto pagarían por subirse a un montón de pedazos metálicos de 80 años de antigüedad?…ya  veremos si se puede ahorrar un poco para compartir con nuestros lectores otras fotografías de esta grandiosa ciudad desde el punto más alto del puente.

Ojalá que el Puente de la Concordia en México, es el más alto del mundo, logre convertirse en un símbolo arquitectónico mexicano en el corto plazo.