Y tú ¿ya te casaste?

manos anillos El año pasado escribí el artículo ¿Por qué y para qué unirse en matrimonio?, pues bien, ahora abordaré el tema de una forma distinta y dado que parece ser que es lo de hoy, sobre todo en mi generación (alegremente sin canas casi 30’s), los invito a que me respondan la pregunta que es el título del post.

Cada vez que abro una de mis redes sociales encuentro fotos nuevas y relatos de bodas, ¡¡una amiga este 2011 ha ido o irá en total a 10 bodas!! Obviamente tiene que ver la edad que tenemos, además del país en el que vivimos y nuestra cultura, pero algo que influye bastante es la sociedad, nuestro alrededor nos presiona para casarnos. Considero que muchos de nosotros hemos sido torturados con comentarios y preguntas (sobre todo por nuestras abuelitas) “tipo ¿ya tienes novio? ¿para cuándo la boda? ¿y si quieres tener hijos? te estás tardando”.

No nada más nos presionan los abuelitos, los tíos y los papás, sino la sociedad en sí, al ver que todos nuestros amigos se están casando nos preguntamos qué pasa con nosotros. Tiene mucho que ver con que los que se casan comienzan a adoptar un modo de vida distinto al que llevamos, no quiere decir que perdamos a los amigos, pero las fiestas, las reuniones, los cafés, las idas al cine tan a menudo con la gente cercana empiezan a disminuir y antes de pensar en casarnos, creo que tenemos que considerar conseguir nuevos amigos solteros.

Sobre un tema personal, hace poco tiempo tuve el honor de ser dama de una gran amiga, cuando la vi en el altar se me salieron unas lágrimas por la emoción de compartir este momento con ella, vestirme igual que las demás y verla a ella tan hermosa en su vestido de novia. Sin embargo me pregunté si algún día llegaré yo a casarme, y si sí, ¿qué tan cercano o lejano está ese día?.

Elegir casarse es una fuerte decisión, que no depende únicamente de la idealización que tenemos en torno a ese tema o al amor que sentimos por nuestra pareja, depende también del poder adquisitivo, de las metas en común, del proyecto de vida, de nuestros sueños y de la autorrealización. Actualmente es impresionante la cantidad de personas que se casan y que terminan divorciándose.

Una situación que también es determinante para unirse en matrimonio en parejas heterosexuales, es el deseo de tener hijos, pues la edad fértil de las mujeres es limitada, además de que pueden evitarse enfermedades y problemas graves en la salud de la mujer y/o del hijo. Creo que hay muchas mujeres, que si bien aman a su pareja, se sienten presionadas por el reloj biológico.

Según mi punto de vista como mujer, psicóloga y simplemente como persona, el ser humano es un ser social, no puede estar solo toda la vida (sin entrar en temas filosóficos), está hecho para formar una familia que es la base de la sociedad, tener hijos, etc. Por otra parte, además del aspecto social y psicológico, no dejamos de ser un animal guiado por el instinto y llega un momento que la necesidad de volcar sentimientos sobre una pareja es necesario, además por supuesto, de dejar una continuidad de lo que somos (un hijo).

A continuación les dejo estadísticas según el INEGI que me parecieron interesantes:

  • En México en el año 2000 la edad promedio para casarse fue de 25 años para los hombres y 23 años para las mujeres
  • En el Distrito Federal en el 2008 se registraron 33,968 matrimonios
  • La tasa bruta de nupcialidad en 2008 fue de 5.5 por cada 1000 habitantes, mientras que en 1970 fue de 7.0
  • En 1990 se registraron en México 642,201 matrimonios
  • En 2008 se registraron 589,352
  • En 1995 se registró en DF una edad promedio para casarse de 24.2 para hombres, mientras que en las mujeres fue de 21.3
  • Según la población de más de 12 años dentro del Distrito Federal en el 2000 hubieron 40.8% hombres solteros y 54.1% hombres casados, en cambio, fueron 36.3% mujeres solteras y 48.5% mujeres casadas. En el 2010 se registraron 39.7% hombres solteros, 53% hombres casados, 35.8% mujeres solteras y 47% mujeres casadas 

El divorcio y permanencia dentro del matrimonio es otro tema, ¿cómo ven la situación del matrimonio en México? ¿ya listos para casarse?